Historia


En la inauguración del II Salón de Verano en 1934, un grupo de ciudadanos solicitó al alcalde don Sergio Prieto Nieto, la creación de una Escuela de Bellas Artes y de un museo para la educación y la contemplación artística. La respuesta fue pronta y efectiva, con la colaboración del Colegio de Arquitectos y algunos artistas, se da inicio al año siguiente (1935) en el Casino Municipal a los Talleres Libres de Arte, sus primeros profesores los artistas Arturo Gordon, Jorge Madge, Guillermo y Enrique Mosella y Macho Vásquez.

El Consejo Municipal de la época realiza sus sesiones en el propio Casino y da la pauta a las diferentes actividades culturales de la ciudad, mesas redondas, charlas, conciertos y exposiciones con invitados nacionales y extranjeros. Son diligencias que darán la posibilidad de incrementar a través de los Salones de Verano el acervo del Museo de Bellas Artes, con obras de los artistas participantes, obteniendo para el acervo del museo lo mejor de la producción artística a nivel nacional.

El alcalde, doctor Eduardo Grove da curso a la iniciativa del Consejo Municipal y pone énfasis en fomentar el intercambio cultural con los países vecinos, estableciendo vínculos con Argentina y el Perú, intercambiando exhibiciones y recibiendo la visita de escritores, músicos etc. También se interesa en dotar a la Escuela de calidad académica, contratando como docentes al pintor Agustín Abarca, al grabador Carlos Hermosilla, en anatomía humana al doctor Voloshinsky y en Historia del Arte y Estética a don Carlos Yánez.

Destaca el VII Salón de Verano, cuya inauguración se realizó el 19 de enero de 1939, donde asistió el presidente electo don Pedro Aguirre Cerda y el cuerpo diplomático del momento.

En abril de 1940 la Escuela se traslada desde el Casino al Palacio Vergara, donde se instala el Museo de Bellas Artes, recién adquirido por el municipio.

Al término de la década del cuarenta aparece una nueva generación de artistas formados en la Escuela: las pintoras Teresa Vidal, Irma Arévalo y el escultor Ricardo Santander, entre otros. En pintura, el valioso y reconocido aporte del artista berlinés Hans Soyka que junto a Carlos Hermosilla en grabado, darán el marco de capacidad y seriedad profesional al quehacer académico de la Escuela de Bellas Artes, posteriormente algunos de los artistas formados en la Escuela pasan también a formar parte de la Facultad de Arte de la Universidad de Chile de Valparaíso. Uno de ellos fue el grabador y pintor Sergio Rojas. Otro discípulo de Soyka, el maestro Hans Scholtbach es profesor de fotografía en la Escuela de Diseño. En la técnica de la cerámica y el muralismo el profesor Eugenio Brito contribuye a las relaciones entre Chile y México en este campo auspicia la realización del mural de la Casa de Arte de la Universidad de Concepción junto al maestro muralista mejicano Jorge González Camarena. En Historia del Arte el connotado profesor Romolo Trebbi, quien aún continua enseñando en la Universidad Adolfo Ibañez.

A partir de la década del 60 aparecen nuevos desafíos para la escuela, los Salones de Verano son eliminados producto de los cambios culturales de la época. Aún así nuevos artistas se hacen presente y ocupan un espacio de la crítica especializada, es el caso del pintor José Basso y el joven artista Giancarlo Bertini, ambos forman parte de ese gran grupo de grabadores, pintores, escultores, ceramistas y esmaltistas, que se dedican a difundir y enseñar su arte en la región y el país, aportando a la cultura y a la educación.

En diciembre de 2005, la Escuela establece un convenio de cooperación y de complementación con la Universidad Viña del Mar, con el fin de beneficiar a los alumnos de ambas instituciones y permitiendo que los alumnos de la escuela ingresaran a la universidad para optar al título de pedagogo o magister en arte. Gracias a esta iniciativa se logró establecer una malla curricular ordenada y modificar su estatuto tal como aparece en el Decreto Alcaldicio Nº 13324 del 26 de noviembre de 2006.

Considerando que a partir de este decreto se produjo un leve cambio de forma, mas no de fondo, es a partir del año 2015 que se empieza a promover una modificación planes y programas. Hoy estamos trabajando en una nueva malla curricular, en una revisión de los programas de cada asignatura y promover un trabajo de equipo con los profesores, que tiene como objetivo la formación artística.

ADMISIÓN 2019